Salomé, Selena y Sofía: tres bendiciones habaneras

A sus 34 años de edad y madre de un niño varón de 10 años , la cubana y habanera Maité La Madrid Martínez no imaginó la sorpresa que le daría la vida; una noticia que al principio la pondría a llorar de miedo y emoción: estaba embarazada de trillizos.

El esposo de la gestante no salía de su asombro y también albergaba temores ante el anuncio embarazo múltiple, pero la familia, los amigos y el personal del Programa Materno Infantil en Boyeros, su municipio de residencia, le alentaron y dieron seguridad en el futuro de su prole. Sobre todo porque a las 12 semanas su esposa fue ingresada para recibir cuidados especiales en el hogar materno del reparto Mulgoba, donde según la propia Maité, le atendieron muy bien.(FOTO de embarazadas en hogar)

Aún con todas las atenciones, el embarazo múltiple, según los especialistas, es de riesgo, y así lo confirmamos a través de lo que mas adelante contó la embarazada capitalina: “a las 16 semanas de mi embarazo se me abrió el cuello del útero y entonces me ingresaron para resolver el problema en la sala de maternidad del Hospital Nacional Enrique Cabrera, buscaban con los cuidados, que el parto no llegara al menos hasta las 34 semanas; pero no fue posible, a las 31 rompí fuente”.
Se imponía un traslado, La gestante fue enviada como una emergencia al hospital ginecobstétrico Eusebio Hernández de Marianao, centro de referencia para los nacimientos de niños de muy bajo peso, menos de mil 500 gramos y por lo escuchado la esperanza se vuelve seguridad, estaba ahora Maité La Madrid para dar a luz, pero con prematuridad; se pondría a prueba el trabajo de varios equipos de salud anteriores a este momento, y la pericia de los ginecobstetras de la institución conocida en La Habana como “Maternidad obrera”; y la ocasión no se hizo esperar…

El llanto de Salome, Selena y Sofía anunciaba su nacimiento este 20 de julio de 2013, la familia no cabía en sí de alegría, pero las bebitas eran prematuras: 3,7 libras la primera, 3, 3 la segunda y 3.2 la última.
Fueron por tanto a la sala de Neonatología, a la sala de “piel a piel” y con todo lo que allí engendra la maravilla del amor y la profesionalidad hoy las tres bebitas han aumentado de peso, con el pecho de “mamá” y “papá no sabe que hacer para demostrar su alegría, tira fotos a sus pequeñas cada día, las carga un ratito y va para su trabajo seguro del futuro y la salud de estas tres bendiciones que la vida trajo a la familia.trillizas habaneras

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*