¡Cuidado! Juguetes compartidos entre niños contribuyen a propagar virus de la gripe

ninos-jugando-con-bloques-de-coloresUn nuevo estudio científico encuentra que los juguetes plásticos ayudan a propagar la gripe y otros virus, porque según aseveran los  autores de tal investigación, los gérmenes pueden sobrevivir en estas superficies hasta 24 horas.

El autor del estudio  Richard Bearden II, de la Universidad Estatal de Georgia plantea que lo padres  cuidan a sus hijos del contagio de otras personas sin embargo no se les ocurre pensar que a través de sus juguetes los niños pueden entrar en contacto con los virus.

Con estas razones aconseja Bearden que los padres ,las guarderías y otros lugares donde los niños comparten juguetes “implementen algún tipo de estrategia de descontaminación, para garantizar que esos juguetes no sean depósitos de enfermedades”pues al no tener los pequeños sus sistemas inmunitarios desarrollado del todo,cuando llevan sus  manos y objetos extraños a la boca contraen enfermedades infecciosas más fácilmente.

Pero hay más,el equipo de Bearden investigó cuánto tiempo los virus podían permanecer activos en la superficie de un juguete a temperatura y niveles de humedad típicos bajo techo. Específicamente, evaluaron la capacidad de los llamados virus envueltos, de sobrevivir tras ser colocados en una rana de plástico. Los virus envueltos, que tienen capas externas protectoras que les ayudan a crecer, trasmiten  la gripe, el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) y el síndrome respiratorio del Oriente Medio (SR

La interesante alerta para los padres tras conocer estos hallasgos es reducir  las probabilidades de infección,  desinfectando  los juguetes compartidos frecuentemente entre los niños  con soluciones de limpieza, como la lejía para el hogar, según propone Bearden.También añadieron a sus consejos los invstigadores que se deben descontaminar sistemáticamente los pomos de las puertas, los botones de los elevadores y otras superficies que son tocadas de forma común.

Los hallazgos aparecen en una edición reciente de la revista The Pediatric Infectious Disease Journal.

Fuente Infomed

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*